Connect with us

Isabel Medina, la joven antisemita del homenaje a la División Azul: «Soy fascista y socialista»

Isabel Medina, la joven antisemita del homenaje a la División Azul: «Soy fascista y socialista», Dot News

Antisemitismo

Isabel Medina, la joven antisemita del homenaje a la División Azul: «Soy fascista y socialista»

Noticias relacionadas

«Es nuestra suprema obligación luchar por España y por una Europa ahora débil y liquidada por el enemigo, el enemigo que siempre va a ser el mismo, aunque con distintas máscaras: el judío. Porque nada hay más certero que esta afirmación: el judío es el culpable«.

Estas fueron las palabras que Isabel Medina Peralta, joven dirigente de la recién resucitada Sección Nacional Femenina de Falange, profirió este pasado sábado en el cementerio de Almudena, donde se rendía homenaje a los caídos de la División Azul en la batalla de Krasni Bor. Aunque se dirigía a las 300 personas ahí congregadas, el eco de su diatriba antisemita ha resonado en todo el país.

Sus palabras, que han corrido como la pólvora a través de las redes sociales, han provocado conmoción, rechazo y la condena unánime de los colectivos judíos: «Esta es la verdadera extrema derecha»; «las proclamas antisemitas son repugnantes y no pueden tener cabida en una sociedad democrática»; «la llevaremos a los tribunales»…

Medina Peralta tiene 18 años y estudia Historia en la Universidad Complutense de Madrid. En conversación con EL ESPAÑOL, lejos de retractarse, la joven dice estar «orgullosa» de sus palabras, se define como «fascista» partidaria de un «régimen socialista», y asegura que Europa está «bajo el control del sionismo». Entre otras lindezas.

, Isabel Medina, la joven antisemita del homenaje a la División Azul: «Soy fascista y socialista», Dot News


Isabel Medina, la hija de un exedil del PP de Seseña: «El judío es el culpable»

-¿El judío es el culpable?

-Yo soy muy clara en mi discurso. No digo en ningún momento «los judíos son culpables». Jamás cometería la atrocidad y la equivocación de atribuir a un pueblo entero un suceso concreto. No me parece que un pueblo entero tenga la capacidad de influir sobre el mundo o sobre el panorama político actual.

-¿A qué se refiere?

-No me refiero al pobre señor que va a la sinagoga a rezar, me refiero al sistema monetario internacional, al sistema de reserva federal, a los líderes y organizaciones sionistas que subvencionan y financian el Black Lives Matter o el feminismo posmoderno. Me refiero a esas personas que tienen una gran influencia sobre el mundo.

En Alemania, siendo un 1% de la población, el 99% de los cargos públicos estaban en manos de procedencia judía en época de entreguerras. Yo les considero culpables de muchas de las situaciones e injusticias que sufre el mundo, como el capitalismo y la usura.

-¿Percibe en España esa «influencia judía»?

-No. Ahora vivimos en un mundo globalizado y las naciones han perdido soberanía. Las naciones no tienen poder sobre sí mismas como hace 100 años. No considero que nuestros políticos o nuestros medios estén vendidos a los judíos, pero sé que les subvencionan. El sistema globalizado es el que está controlado por ellos.

No es un problema de España, sino de toda Europa. La reunión del Grupo Bilderberg de este año se hizo en España y no se dio eco porque no interesa que se sepa. España tiene gran influencia en el panorama sionista, pero no soy conspiranoica, no creo que todo en España esté en manos de los judíos.

-Usted es fascista.

-Defiendo un régimen de entraña nacional profunda y grandes perspectivas sociales. O, si prefieres, un régimen socialista. Hay una equivocación cuando nacen los movimientos fascistas en España en el año 31, ya que la prensa no supo cómo llamar a este movimiento nacionalsocialista y lo llamó fascismo. Yo considero que soy nacionalsocialista en ideología, pero me defino como fascista porque mi referente en España es Ramiro Ledesma Ramos, fundador de la JONS y del fascismo nacional.

-¿Se siente incluida en la etiqueta «nazi»?

-Nunca me definiría nazi. Me considero nacionalsocialista y fascista, pero para mí nazi es un rapado que aparece en las películas de Hollywood y ya está. No considero que un nazi sea un nacionalsocialista.

-¿Cuál es la diferencia?

-Un nacionalsocialista lleva otro tipo de vida. En él impera la elegancia, escucha a Wagner, no se dedica a hacer el macarra y el vándalo, sino que lucha por unas ideas y sigue firme a ellas. Un nacionalsocialista nunca podría llamarse nazi. La palabra se ha descontextualizado y se ha empleado para denigrar.

-¿Le representa algún partido político en España?

No. En absoluto.

-¿Qué opina de Vox? Parte de la izquierda mediática lo tilda de «fascista».

-(Ríe) En primer lugar, es muy frecuente el error de vincular a los movimientos fascistas con la derecha o la extrema derecha. El fascismo, desde su nacimiento, se ha desvinculado de la derecha. Ramiro decía aquello de «prefiero mil veces morir de un balazo marxista que de náuseas por la derecha». Eso corrobora que no tenemos ningún tipo de vinculación con la derecha ni con la izquierda.

La derecha es antisocial y utiliza la bandera de España para reclutar al pueblo y para engañar al verdadero patriota. Y la izquierda, en vez de luchar por el pueblo, se distrae en luchas de géneros. Unos son antisociales y los otros son antipatriotas.

-¿Quiénes son sus referentes?

-Nietzsche, Wagner y Heráclito, que decía que el fuego es el principio de la materia. Yo dije eso en mi discurso, el fuego es lo que da vida a todas las cosas. Y la vida se sostiene gracias a la contraposición de dos fuerzas, por lo que la guerra ha de ser tomada como un episodio violento y repudiable pero necesario para el mantenimiento de las cosas.

-¿La guerra es necesaria?

-No hablo de la guerra en el sentido fratricida, con metralletas y trincheras, sino una guerra personal. Para forjar la personalidad siempre va a haber una guerra entre dos binomios.

-La Fiscalía de Madrid ha abierto diligencias y ya la investiga por un supuesto delito de odio. ¿Teme las posibles repercusiones?

-No. El miedo es un prejuicio burgués. Lo que digo es porque lo creo. Evidentemente, no tenía la intuición de que se iba a viralizar tanto. Lo normal es que me lleguen cuatro críticas y cuatro elogios. No obstante, cuando hablo, hablo de verdad. Podrá parecer mal o bien, pero yo lo creo y asumo las consecuencias. No voy a pedir perdón porque realmente creo mis palabras.

-Sabrá que su ideología le va a cerrar muchas puertas en la vida.

-Me va a llevar a la cárcel.

-Veo que lo tiene asumido…

-Sí.

-¿Cuál es su proyecto de vida?

Seguir fiel a mis ideas, que es lo único que tengo y que guardo con honor. Es lo único que vale la pena en este mundo, en este siglo que me ha tocado vivir. Yo me voy a mantener siempre fiel a mis valores, a los pilares que me rigen moralmente y nunca voy a defraudar mi pensamiento. Sin mis ideas, no sería nadie. Si éstas me llevan a la cárcel, lo habrá querido la providencia.

-¿Y qué hará en la cárcel?

-Escribiré un libro.

-¿Sobre qué?

-Sobre mi ideología.

-El fascismo.

-Sí.

Delito de odio

La Sección de Delitos de Odio de la Fiscalía de Madrid ha abierto diligencias para investigar lo sucedido. Este lunes, la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) requirió a la Fiscalía que actuase ante las «graves acusaciones» proferidas por Medina Peralta durante el acto del sábado.

En conversación con EL ESPAÑOL, la directora de comunicación de FCJE, María Royo, denuncia que no recuerda «algo tan directo, tan claro y tan grave» contra los judíos. «En un acto público, a plena luz del día con prensa presente… No recordamos que haya sucedido algo igual», explica.

La portavoz de la institución que representa oficialmente a los judíos españoles analiza que «en momentos de crisis, como el actual, hay aumento de todas las fobias, rechazos y odios contra diferentes colectivos»: «En concreto contra los judíos, en Europa y Estados Unidos se han producido ataques contra judíos, profanado cementerios, etc. En España, el último caso fue la aparición de pintadas antisemitas el día 23 de diciembre en el cementerio judío de Madrid».

Sin embargo, María Royo no atribuye el antisemitismo a ninguna corriente ideológica concreta, y señala que «los extremos, las ramas más ultras de las ideologías (derecha, izquierda y el islamismo radical) sí difunden proclamas antisemitas y cometen actos antisemitas».

Rosa Reigia, directora de relaciones institucionales de ACOM, también anuncia acciones legales contra las declaraciones antisemitas de Isabel Medina Peralta. «Consideramos estas declaraciones intolerables, repulsivas, y creemos que son constitutivas de delito», explica a este medio.

«La extrema derecha es esto: colectivos que gracias a Dios son marginales y extraparlamentarios, que están inundados de individuos deleznables y miserables que segregan odio contra el judío y contra Israel», arguye Reigia.

Ahora bien, la portavoz de ACOM hace extensiva la condena a «la extrema izquierda»: «Los extremos se tocan y a los dos les une el antisemitismo; tienen ese odio irracional y enfermizo contra el judío e Israel». Y lo dice en referencia a quienes «durante los últimos días se han dedicado a banalizar el Holocausto para atacar al Hospital Isabel Zendal». Contra ellos también anuncia acciones legales.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Antisemitismo

To Top