Carta de alemana de primera línea expulsada de Colombia – Cali – Colombia

La ciudadana alemana, que se unió a la primera línea en el paro, expresó su dolor por la muerte de Jhoan Sebastián Bonilla Bermúdez, el joven que ella dice le salvó la vida al interponerse entre ella y un pistolero que los atacó en la noche del 22 de julio cuando estaban en un establecimiento público del barrio Las Ceibas de Cali. 

El joven era un activista social e hincha del Deportivo Cali.

La Policía atribuyó el hecho a un intento de robo y señaló que se usó un arma traumática.

Pero colectivos de primera línea dicen que no creen en un hurto con 13 impactos.

Esta es la carta escrita a nombre de Rebecca Spröesser, quien dice que su llanto hizo que se cancelara por unas horas su vuelo:

«El 28 de julio a las 7:40 de la noche, murió una parte de mí. A las 7:40 de la noche tuve que embarcar el vuelo a Alemania y en el momento cuando entré el avión falleció mi ángel de la guardia, Jhoan Sebastián Bonilla Bermúdez, y quiero que todo el mundo sepa su nombre! Quiero que hasta el fin de este mundo se haga conocer su historia!

Siento tanto dolor que no sé cómo sobrevivir, cómo aguantar este dolor que me mata de adentro y es lo más fuerte que he sufrido en mi vida.

( Lea en contexto: Preocupación diplomática por denuncias de alemana de la Primera Línea )

Recibí el mensaje de su partida cuando el avión iba a despegar. Primero no pude respirar y pensé que mi corazón va a dejar de latir. Pero después de algunos segundos empecé a gritar y gritar, y llorar sin parar.

Estuve en la última fila del avión y hasta que la primera fila con sus 250 pasajeros se escucharon mis gritos y así hice los a pilotos cancelar el despegue. Nadie me podía calmar hasta que el capitán vino para tratar de consolarme.

Seguí gritando y llorando por los próximos 12 horas del vuelo y les juro que no aguanto más muertos.

Pensé que me voy a morir con él en este avión.

Aterricé en Alemania viva, pero muerta por adentro. Después tuve que esperar hasta todos los pasajeros hubieran desembarcado – y en vez de estar enojados por las molestias que causé durante todo el vuelo – cada uno nos aplaudió, nos agradeció y nos abrazó – algunos llorando – por nuestra dedicación y voluntad impertérrita.

Rebecca Linda Marlene Sprösser, en el proceso de Migración Colombia para su deportación.

¡Ahora les suplico con todo mi ser hacer conocer la vida de Jhoan Sebastián Bonilla Bermúdez!

Aunque recordar todo es lo que más me duele – igual es lo más importante para mí en este momento.

Les voy a contar la verdad sobre los hechos, aunque ya por solamente expresarla me pongo en peligro:

Conocí a  Jhoan Sebastián Bonilla Bermúdez, el 3 de mayo en mi primer día en Puerto Resistencia (Puerto Rellena, en el oriente de Cali).

Lo conocí como la persona más firme y dedicada a la causa, a cambiar su país, a construir un futuro mejor para Colombia, para nuestros hijos y la próxima generación por venir. Él dio todo para su país, cada día y noche, hasta su propio pecho y vida 💔 Lo conocí como la persona más noble y valiente que existe en este mundo, desde el primer día le he tenido tanto respeto y lo admiraba con todo lo que soy.

Lo conocí como una persona de valores, con coraje como nadie lo tenía, un hombre de verdad que sabe hacer las cosas bien.

Lo conocí como una persona que habla con el corazón en su mano y nunca nadie en mi vida jamás me dio abrazos tan largos y sinceros como él.

Se convirtió en nuestra costumbre que compartimos cada día de nuevo cuando nos vimos en Puerto Resistencia y que nos hizo olvidarnos de todo por algunos segundos.

Él me permitió tener el honor de conocer su gran corazón y su alma – y les juro que jamás he visto algo tan hermoso. 

Si me preguntan quién era para mi, ¿conocen este amor incondicional? Que igual existe entre una mamá y su hijo o entre Dios y sus seres humanos? Lo único que quería fue verlo feliz – ver su sonrisa y verlo lleno de amor. 

Foto del sepelio de Jhoan Sebastián Bonilla.

Foto del sepelio de Jhoan Sebastián Bonilla.

Lo que tuvimos fue amor por la causa, un amor platónico que compartimos por luchar codo a codo y él siempre y a cada momento me trató con todo el respeto de este mundo.

Hay una cita que me gusta mucho, se les dejo por acá:

‘No es como el amor a primera vista, en realidad. Es más como… si la gravedad se moviera de repente. Ya no es la tierra que te retiene aquí, ella es quien lo hace…Y nada importa más que ella. Y harías cualquier cosa por ella, serías cualquier cosa por ella. Te conviertes en lo que ella necesita que seas, ya sea un protector o un amante, o un amigo’.

Cuando empezaron las amenazas de muerte contra él por su dedicación a las protestas yo traté con todo de convencerle que se alejara de Puerto Resistencia.

Pero él estaba tan comprometido con la causa, tan enfocado en mejorar su país que primero no aceptó ningún consejo.

La situación se volvió más y más complicada. Los dos recibimos más amenazas contra nuestra vida, así que los dos tomamos la dura decisión de alejarnos del movimiento de la resistencia.

Jhoan Sebastián Bonilla Bermúdez

Jhoan Sebastián Bonilla Bermúdez

El 22 de julio, el día del atentado, él me contactó en la mañana para preguntar si quería verme con él para hablar sobre las amenazas y todo lo que vivimos durante nuestro tiempo en PR.

También yo quería verlo para decirle muchas cosas que antes nunca podía y para que por fin me hiciera caso y que dejara todas sus actividades en las protestas para asegurar su integridad.

Fue la primera vez que nos vimos fuera de los puntos de manifestación. Nos encontramos en el parque, en el barrio Las Ceibas, al lado de la autopista Simón Bolívar y el destino, al menos, nos regaló una hora de estar vivos y juntos hasta que nos quitó todo con el atentado.

El 22 de junio a las 9:30 de la noche cambió toda mi vida, cuando vino este sujeto y nos empezó a atacar a tiros sin hablar y sin parar. Llena de su sangre tenía que gritar por cinco minutos a todo pulmón hasta que por fin, alguien nos ayudó porque por miedo nadie allá se quería meter.

Tuvimos que llevarlo a tres hospitales, porque los primeros dos estuvieron llenos.

¡Y todo el tiempo él nunca se quejó, él luchó como el león que era!

Lo único que siempre me pidió fue: ‘¡No me dejes solo, no me dejes solo nunca!

Y yo le cumplí esa promesa que le di en esa noche. Tomé su mano y nunca la dejé y en el hospital estaba día y noche a su lado para proteger y cuidarlo.

Me dijeron que iban por mí, que me iban a buscar en el hospital y matarme también por seguir viva.

Yo les respondí que así será entonces, pero que nunca lo voy a dejar como él nunca me hubiera dejado a mí.

Hasta que me detuvieron y me expulsaron.

Cuando vino el mensaje de su muerte me quedé sin aire.

Después, cuando por fin podía respirar de nuevo, mis primeras palabras fueron: ¡Él murió porque yo lo dejé solo! 😭😭😭😭 💔💔💔💔💔💔 y las grité por todo el avión.

Pero el dolor más insoportable todavía es nunca podré despedirme de él.

El funeral está por empezar en estos momentos y lo único de mí que le va a acompañar es mi casco que siempre llevé conmigo de Dios da sus batallas más duras a sus guerreros más berracos – Jhoan Sebastián Bonilla Bermúdez luchó tan fuerte y bravo por 142 horas. Él dio su vida por su patria y por ustedes!

Que su muerte nunca sea en vano!! Desde lo más profundo de mi alma le suplico a toda Colombia: No más muerto – No más sangre – No más odio – No más guerra entre nosotros mismos. 😭💔🙏🏻

Todos somos pueblo y el amor siempre será la respuesta (…) .y lo único que quiero decir a quienes que lo asesinaron a sangre fría es que ensuciaron el nombre de Colombia a nivel mundial con vergüenza porque mataron a un gran guía y líder y junto a él una parte de mi vida. Pero también lo han convertido en una leyenda y ahora está inmortal 🤍✊🏽

Me regalaron este dolor profundo que voy a sentir hasta el resto de mi vida. Ojalá que les de la satisfacción que buscaban, que solo Dios les juzgue y brinde su castigo merecido pero al cielo nunca van a llegar jamás. Amén. 

Compartir sobre su vida y dejar a este mundo saber que él fue uno de los seres humanos más extraordinarios que he conocido en mi vida es lo único que me mantiene viva ahora y yo estoy dispuesta a aguantar todo el dolor y nunca me arrepentiría de haberlo conocido – llegar a Puerto Resistencia fue lo mejor que me ha pasado porque me trajo a él. Y estoy agradecida por eso y lo digo con todo mi orgullo aunque el dolor plenamente me está matando.

Saber que por su homicidio probablemente nunca habrá justicia en Colombia me está partiendo el corazón en pedazos. Por eso les pido que por favor, ayúdenme para que su muerte, al menos, no haya sido en vano sino el inicio del cambio pacífico en este país Dejarlo ser conocido como el ♥️HÉROE♥️ que es, a su familia y a mí nos ayudará a sobrevivir.

Pero ahora saben que hubo un hombre llamado Jhoan Sebastián Bonilla Bermúdez y que él me salvó de todas las formas posibles que alguien puede ser salvado.

Ni siquiera tengo una foto junto a él. Lo único que jamás vamos a tener son estas dos capturas de pantalla – la entrevista del 25 de mayo que me hizo Don Alberto de Canal 2 cuando él nunca se fue de mi lado y el 22 de julio en el hospital universitario cuando yo nunca me fui del lado de él-

Esta publicación va en honor y el nombre de cada herido y muerto que ha sufrido Colombia desde el 28 de abril 2021 cuando empezó el paro nacional. Que ninguna víctima se quede en silencio !Que cada nombre sea recordado para siempre!».

CALI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *