Una revolución silenciosa, la ciudad de las rotondas en EE. UU., Chile votó y más para iniciar el día.

Es martes y no hay tiempo que perder. Esta es la edición exprés de nuestro boletín.


¿Qué te duele?

Mil millones de personas, es decir una de cada cinco en el mundo, viven aquejadas por el dolor crónico. Esta dolencia persistente —y a veces sin causa aparente— tiene consecuencias en el bienestar individual y en la capacidad para tener una vida plena y productiva.

Para quienes sufren hay algunas buenas noticias: la ciencia del dolor ha avanzado de formas asombrosas. Ahora no solo hay un mejor entendimiento del funcionamiento del cerebro y el sistema de dolor, también hay una serie de herramientas útiles para combatirlo, entre ellas el ejercicio, el apoyo psicológico y otros tratamientos.

Hoy ofrecemos un especial sobre el dolor crónico en el que vale la pena adentrarse para enterarse de un tema que por mucho tiempo ha sido tratado como “algo que está en tu cabeza” o que es atendido de forma agresiva con fármacos muy potentes.

Conversé con Erik Vance, uno de los editores de este especial y me dijo que se trataba de un intento por compartir con los lectores nuevas técnicas que le ayudaron a él y a muchos otros, a sentirse mejor.

“El dolor crónico es un problema complicado de resolver para los científicos y entre más herramientas tengamos, más alternativas habrá para quienes sufren”, dijo.

Los artículos están acompañados de una serie de fotografías de Justin J Wee, que retratan el dolor, el alivio y otros conceptos del especial. Wee se inspiró en sus dificultades con el dolor crónico de espalda y reflejan con mucha belleza las distintas sensaciones asociadas a este padecimiento. Como dice uno de los testimonios de la serie, que ofrece un rayo de esperanza:

“Habrá momentos en los que te sentirás invisible. Te sentirás culpable por las cosas que no puedes hacer. El dolor y el agotamiento harán que quieras rendirte. Hay días en los que no puedes levantarte del sofá, pero todavía hay niños que alimentar y mocos que limpiar. Pero no estás sola. Hay vida por delante, aunque el sistema esté roto. Sigue luchando por ello”.


Si alguien te reenvió este correo, puedes hacer clic aquí para recibirlo dos veces por semana.


Falta casi mes para las fiestas navideñas. Hace unas semanas escribíamos sobre el consumo excesivo y el dilema de dar regalos en estas fechas. Nuestros lectores respondieron con algunas ideas que compartimos aquí.

  • Un buen chocolate, una mermelada y/o galletas caseras es algo siempre muy grato de recibir. —Mauricio, Venezuela.

  • En mi familia hacemos un sorteo para que el regalo sea sorpresa. Así cada uno compra solo un regalo y en nuestro chat pedimos que cada quien anote dos o tres opciones de lo que desea. Entonces regalamos lo que se quiere, lo que es útil, lo que necesitamos. Cuando queremos dar otro regalo casi siempre es algo hecho a mano o comida. —Laura, México.

  • Me encanta regalar libros que pueden ser nuevos como usados. Si sé que no voy a releer un libro, pienso en alguien que le pudiera gustar leerlo y lo doy con mucho amor. Luego procuro juntarnos a tomar algo y comentarlo. — Ana, Estados Unidos.

  • El regalo de la compañía y el apoyo incondicional es el mejor regalo para las personas mayores, visitarlos y escucharlos con atención y no necesariamente en fechas específicas. —Alux, México.

  • Comprar regalos artesanales y producidos localmente será muy importante para reactivar la economía. Incluidas experiencias: una visita al zoo, un concierto al aire libre, una clase de yoga. También un bono para un restaurante. Galletas y pastelitos locales. Y para parejas con bebés o hijos pequeños regalarles una noche/día o fin de semana de “yo me quedo con tus niños”. — Constanza, Colombia.


Antes de que te vayas, disfruta de esta postal:

En la península de Yucatán, dos equipos de softbol llaman la atención: las Diablillas de Hondzonot y las Amazonas Yaxunah. Sus integrantes son mujeres mayas de comunidades donde el deporte solía estar reservado para los hombres.

Descalzas y ataviadas con sus huipiles, ellas van conectando batazos a las tradiciones:

“Aquí una mujer es de casa, no es de salir a jugar un deporte”, dijo Fabiola May Chulim, capitana y mánager de las Diablillas. “Cuando una mujer se casa, sirve para hacer los quehaceres de la casa, atender al marido y a los hijos. Hace años, nosotros decidimos que esto no nos impide hacer el deporte que queremos”.

P. D.: El jueves se celebra el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos. Es mi festividad favorita del país: una ocasión para reunirse con los seres queridos con el fin de agradecer por las personas y cosas buenas de la vida. También es una excusa para visitar esta receta de macarrones con queso y otra de puré de papa que puedes preparar en cualquier fecha.

¿Te sientes especialmente agradecido por algo? Te invito a que, en seis palabras o menos, nos lo cuentes en los comentarios. Se trata de un ejercicio que nuestro colega David Leonhardt, autor de The Morning, propuso el año pasado.


Volveremos el viernes. Si te gustó este boletín, compártelo con tus amigos, colegas y seres queridos (y no tan queridos). Y por favor, cuéntanos qué te parece.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *