Descansar y empezar el día con la mejor de las energías no siempre es posible, y es que si la elección de un buen colchón es importante no lo es menos una almohada que garantice el descanso de cabeza, cervicales, cuello y hombro. En este sentido, la oferta disponible se caracteriza por su versatilidad, aunque para esta comparativa nos vamos a centrar en los modelos viscoelásticos que también se conocen como almohadas con memoria o memory foam. Como su propio nombre señala, el material de que están compuestas es la viscoelástica, un tipo de espuma suave a la par que firme que desarrolló la NASA para aliviar la presión que generaba el tejido de los asientos donde se colocaban los astronautas en el momento del despegue.

¿Cuáles son las mejores almohadas con memoria?

Para responder a esta pregunta, hemos seleccionado los siguientes modelos: Bravedge (9), Don Descanso almohada de copos Lavanda (7,5), Litspot (8), Misiki (8,5) y Tempur Symphony (9). Estos han sido los aspectos tenidos en cuenta en sus respectivas valoraciones:

  • Diseño: enfocado a la estructura de la almohada viscoelástica, pero también a la calidad de costuras y tejidos utilizados.
  • Viscoelástica: aunque la base de todas ellas es la viscoelástica, no se aprecia la misma calidad en cada uno de los modelos.
  • Grado de firmeza: también es importante porque contribuye a la sensación de confort que puede llegar a ofrecer cada una de las almohadas
  • Descanso: ¿la almohada cumple con lo que promete?, ¿aporta sensación de confort?, ¿se adapta bien a la cabeza?

¿Cuál es la almohada más cómoda para dormir?

A lo largo de varios días hemos probado cada una de estas cinco almohadas viscoelásticas. Esto nos ha permitido examinar la calidad de sus acabados (por ejemplo, costuras) y comprobar cómo es la experiencia de uso con cada una de ellas: su comodidad, firmeza, capacidad de adaptación y descanso. Dos de ellas, los modelos Bravedge y Tempur Symphony se han alzado como las ganadoras de la comparativa al conseguir la misma valoración media. Además, la almohada memory foam de Bravedge ha conseguido la mejor relación calidad-precio.

Ambas propuestas consiguen desmarcarse ligeramente del resto, no solo desde el punto de vista del diseño sino también de los resultados. Son las más cómodas y gracias a ellas conseguimos un descanso más placentero.

Almohada viscoelástica Tempur Symphony

Con unas dimensiones de 630 x 430 x 125 milímetros, esta almohada memory foam tiene un diseño de líneas rectangulares que resulta sencillo. Al cogerla se siente ligera y resulta súper suave al tacto: se nota que el fabricante ha cuidado hasta el más pequeño de los detalles, lo que acrecienta su durabilidad. Como era de esperar, la funda exterior (está fabricada en poliéster) se puede meter en la lavadora.

Tras esta primera toma de contacto, percibimos que sus dos caras no son completamente iguales. Esto se debe a que en función de cómo durmamos el fabricante recomienda utilizar una u otra. La cara plana está recomendada si dormimos de lado o boca arriba, mientras que la arqueada es preferible si dormimos boca abajo. Lo cierto es que funciona. Esta almohada cervical tiene, por otro lado, un grado de firmeza medio que resulta agradable mientras que la calidad de su viscoelástica es una de las mejores de toda la comparativa. Lo notas enseguida, cuando posas la mano sobre ella y se hunde lentamente para luego volver a su posición inicial. Tanto la cabeza como las cervicales se sienten cómodas a la vez que protegidas, lo que promueve un buen descanso.

Almohada viscoelástica Bravedge

Aunque la firmeza de este modelo viscoelástico resulta más blanda que las de las otras almohadas analizadas, esto no le impide ofrecer una de las mejores experiencias de uso de la comparativa. Provista con un largo de 630 milímetros y un ancho 350 milímetros, sus lados se caracterizan por ofrecer alturas diferentes (una alta de 120 milímetros y otra baja de 90 milímetros) según prefiramos dormir de lado o boca arriba: estas alturas se corresponden con la parte superior e inferior de la almohada y se identifican fácilmente.

Percibes que cabeza, cervicales y hombros adoptan una posición natural y alineada con respecto al resto del cuerpo que te hace sentir cómodo y a gusto, una sensación que se acrecienta a medida que pasan los minutos. Junto a este confort, nos ha gustado también la calidad de la tela que envuelve toda la estructura interior. Además de antibacteriana, la almohada es antialérgica y anti ácaros. El grado de transpirabilidad es bueno y no sudas.

Almohada viscoelástica Misiki

Es resistente a los ácaros y al polvo, y la calidad de fabricación y materiales seleccionados se corresponden con el precio que hay que pagar por esta almohada viscoelástica. Nos parece acertado. La funda que recubre toda la estructura produce una agradable sensación al tacto y se puede lavar en la lavadora. Antes de probarla, y siguiendo las recomendaciones del fabricante, la dejamos ‘reposando’ en un lugar con buena ventilación durante dos días.

¿Cómo ha ido la experiencia? Su diseño, que no deja indiferente, promueve el descanso y hace que te sientas relajado. Según durmamos de lado o boca arriba la orientación de la almohada es una u otra. En ambos casos, la cabeza y el cuello se acoplan de manera natural y te hace sentir cómodo. Como añadido, la almohada tiene a los lados una especie de extensiones para que coloquemos y apoyemos los brazos mientras dormimos. Este detalle nos ha gustado de manera especial. La dureza de la almohada no es muy pronunciada, por lo que es otro punto a su favor.

Almohada viscoelástica Litspot

Viene con una funda que puede meterse en la lavadora y la cremallera que incorpora es muy fácil de manipular. La almohada, que tiene una longitud que alcanza los 610 milímetros de largo, posee la particularidad de ajustar la altura según prefiramos dormir boca arriba o de lado.

Proporciona una ergonomía que se ha trabajado bien gracias a un diseño que incorpora una hendidura en la parte central que ayuda a reducir la presión en la cabeza. Cuando la colocas al principio no notas nada especial, pero a medida que pasan los minutos empiezas a sentirte más y más cómodo, lo que, por otra parte, provoca que la zona de las cervicales y los hombros esté más relajada. La calidad de su viscoelástica nos parece buena y la transpirabilidad también.

Almohada viscoelástica Don Descanso almohada de copos Lavanda

Para la realización de esta comparativa hemos cogido el paquete en el que viene una sola almohada, aunque aquellos usuarios que lo deseen tienen a su disposición otro pack en el que se incluyen dos almohadas. Con una anchura de 700 mm, su altura de 150 milímetros la hace especialmente adecuada para quienes prefieren dormir en almohadas que sean altas.

Al tacto resulta bastante suave (en su fabricación se ha empleado un tejido de poliéster que responde al nombre de Strech) y consideramos que su transpirabilidad es correcta, aunque en este apartado hay otras propuestas que nos han gustado más. Promete una firmeza de grado medio.

En el interior, su fabricante ha incluido unos copos viscoelásticos que son los encargados de proporcionar confort a la cabeza y el cuello. ¿Qué tal el resultado? No es que ofrezca la mejor de las ergonomías, pero teniendo en cuenta su precio la almohada cumple con unos mínimos en lo que a comodidad de uso refiere. La viscoelástica no es tan perceptible con respecto a otros modelos.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 27 de noviembre de 2021.

Puedes seguir a EL PAÍS ESCAPARATE en Facebook e Instagram, o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.



Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *