La manifestación que recorrerá este sábado Madrid convocada por una veintena de organizaciones policiales, entre ellos el sindicato Justicia Policial (Jupol), la asociación profesional Justicia Guardia Civil (Jucil), mayoritarias entre los agentes de ambos cuerpos, y la plataforma de la que surgieron ambos, Justicia Salarial Policial (Jusapol), llevará por primera vez en democracia a miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado a la calle para reclamar algo más que mejoras salariales y laborales. La protesta, convocada bajo el lema No a la inseguridad ciudadana y que contará con la presencia de líderes del PP, Vox y Ciudadanos, tiene como objetivo impedir que salgan adelante las enmiendas propuestas por los dos partidos del Gobierno, PSOE y Unidas Podemos, para reformar la Ley de Seguridad Ciudadana, la conocida como ley mordaza.

Los agentes piden retirar parte de las enmiendas que el Gobierno de coalición PSOE y Unidad Podemos, junto a sus socios parlamentarios, quieren introducir en el articulado de la ley mordaza, aprobada en 2015 con los votos del PP en solitario. En concreto, piden retirar aquellas modificaciones que, en opinión de los agentes, permiten difundir imágenes de ellos grabadas durante su actividad profesional; el que elimina la presunción de veracidad de los policías; abre la posibilidad de celebrar manifestaciones sin comunicación previa; o reduce de seis a dos horas del tiempo máximo de retención de una persona para su identificación y obliga a devolver al punto donde fueron interceptadas a las personas trasladadas a comisaría. Buena parte de estas objeciones son rebatidas por la literalidad de las enmiendas, según admiten ahora fuentes sindicales, que reconocen que cuando plantearon las protestas solo conocían la reforma por informaciones periodísticas. PP y Vox han anunciado que, en caso de salir adelante la reforma, la revertirán si llegan al Gobierno y, en todo caso, la recurrirán ante el Tribunal Constitucional.

La manifestación de este sábado en la capital ha venido precedida, el miércoles, por concentraciones de policías a las puertas de las delegaciones y las subdelegaciones del Gobierno. En Madrid, esa movilización concitó al presidente del PP, Pablo Casado, al líder de Vox, Santiago Abascal y al número dos de Ciudadanos, Edmundo Bal. Fue la primera vez que los principales dirigentes de los partidos de derecha y centro derecha coincidían en una marcha tras la concentración del 10 de febrero de 2019 en la plaza de Colón de Madrid, en la que en una imagen ya icónica -la foto de Colón- las formaciones conservadoras escenificaron un gran frente contra el presidente Pedro Sánchez por su diálogo con el independentismo catalán.

No será la última movilización. El presidente de Jusapol, Miguel Gómez, ha confirmado este viernes a EL PAÍS que su organización tiene previsto convocar a todos los policías a concentrarse en las cercanías del Congreso el próximo 14 de diciembre, el día previsto para que celebre su primera reunión la comisión parlamentaria que abordará la reforma de la norma. “Esta ley nos va a condicionar nuestra labor profesional y nuestra vida personal”, esgrime Gómez para explicar las movilizaciones. Desde el Ministerio del Interior han mostrado su inquietud por el riesgo de que las protestas sean instrumentalizadas por los partidos de la oposición que ya han mostrado su apoyo a las mismas y ello perjudique la imagen de neutralidad de las fuerzas de seguridad.



Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *