El periodismo, según la RAE, es una “actividad profesional que consiste en la obtención, tratamiento, interpretación y difusión de informaciones a través de cualquier medio escrito, oral, visual o gráfico”. En España, sobre todo en las cadenas generalistas de televisión, prima la interpretación sobre la obtención de informaciones. Es decir, la manipulación en los informativos, en las tertulias y en los programas del corazón.

Cuando en los telediarios de la televisión estatal pública se informa sobre la incidencia porcentual de la pandemia se añaden a continuación los datos en Alemania, Francia o el Reino Unido, entre otros. Es la aplicación práctica del “mal de muchos, consuelo de tontos y orgullo de necios”. Naturalmente, los tontos somos los espectadores y los necios, los que mandan.

Telecinco se aparta de las comparaciones odiosas. El escaso espacio que les queda entre tandas publicitarias no lo permite. Van directamente al grano de cualquier suceso, en España, en China o en la familia Rivera Pantoja. Vale todo salvo molestar a los poderosos anunciantes. Para animar a recuperar lo mejor del periodismo, el Ministerio de Igualdad ha decidido premiar a Carlota Corredera, presentadora de la serie documental de Rocío Carrasco por su defensa de los derechos de la mujer. ¿Deberían premiar por el fomento de la natalidad a cualquiera de sus realities?

Antena 3 ha conseguido rizar el rizo, como lo demuestra que en el pasado enero fue sancionada con 183.220 euros por publicidad encubierta en sus informativos y en los de La Sexta. Son insaciables. Claro que en noviembre de 2013, la CNMC impuso sendas multas de 38,9 millones de euros a Mediaset y de 38,2 millones a Atresmedia por prácticas publicitarias anticompetitivas. Y en eso estamos, estimado Miquelarena.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS





Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *