Max Verstappen sale de su bólido tras chocar contra el muro en el circuito de Jeddah.ANDREJ ISAKOVIC (AFP)

Toda esa presión que Max Verstappen afirmaba estar manejando divinamente en las últimas semanas sepultó al holandés este sábado en el circuito de Jeddah, donde matemáticamente tiene a tiro su primer entorchado por más que los últimos acontecimientos y la inercia del campeonato lleven a pensar que la cosa no se decidirá hasta la semana que viene, en Abu Dabi. En Arabia Saudí, un escenario neutral por aquello de que el trazado se estrena este fin de semana, al piloto de Red Bull le sobró ese punto de ego inherente en todos los campeones, pero que esta vez le jugó una mala pasada, veremos hasta qué punto.

En un último intento de vuelta rápida muy por fuera de cualquier límite, Verstappen le regaló la ‘pole’ a Lewis Hamilton, su peor enemigo, a quien podía haber rematado y a quien, sin embargo, le puso unas alas kilométricas. Mad Max disponía de dos décimas de ventaja sobre el tiempo del británico cuando afrontó la última curva del pasadizo saudí, una ratonera abrigada por muros. Allí terminó el bólido energético del líder del campeonato, que finalmente arrancará el tercero. Eso, en el mejor de los casos, puesto que los técnicos de la escudería del búfalo rojo deberán certificar que la caja de cambios de su prototipo no debe ser sustituida, circunstancia que le acarrearía una sanción en la parrilla.

Hamilton no tiene más remedio que atacar, habida cuenta de los ocho puntos de margen que posee su rival, cuando solo hay 50 en juego. Estuvo contra las cuerdas en 26 de los 27 virajes, para soltar un resoplido de alivio cuando Peter Bonnington, su ingeniero al otro lado de la radio, le hizo saber del accidente de su oponente. Para el actual campeón será la quinta vez que arranca sin tráfico (18:30 horas, Movistar Fórmula 1 y Dazn), que además comenzará con Valtteri Bottas como escudero. Fernando Alonso saldrá el 13º y Carlos Sainz, el 15º, después de que ninguno de ambos pudiera meterse en la última criba de la cronometrada (Q3).

Hamilton llegó a Arabia nervioso y cometió algún que otro error en las tres sesiones de ensayos libres previas al oficial. Verstappen fue un reloj y solo midió mal una vez, aunque fue en el peor momento. “Es terrible, pero en general fue una buena cronometrada. Sabía que tenía ritmo, como quedó claro. El coche es rápido, veremos qué puedo hacer mañana [por el domingo]”, resolvió el chico de Hasselt, que a pesar del golpe tiene en su mano la primera bola de partido: el corredor de Red Bull celebrará su primer entorchado siempre que sume 18 puntos más que el de Mercedes.

Esta es una casuística muy poco probable si tenemos en cuenta que en este 2021 solo se ha dado una vez, en Mónaco, donde Hamilton comenzó y terminó el séptimo, totalmente desenfocado, nada que ver con su versión en la segunda mitad de la temporada y especialmente en las dos últimas carreras, en las que encadenó dos triunfos de los siete que acumula para darle un último achuchón a Verstappen, a quien parece haberle entrado la tiritona.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *