La pérdida de clientes por parte de las grandes compañías eléctricas (Endesa, Iberdrola y Naturgy) es una tendencia que se viene observando desde hace algunos años. Sin embargo, la caída parece haberse agudizado con la pandemia de Covid, hasta el punto de que más de un millón de los clientes de estas compañías (concretamente, 1,120 millones) han cambiado de suministrador en los últimos tres años, según los datos del tercer trimestre de 2018 de la CNMC, y los proporcionados por las empresas a 30 de septiembre de 2021.

La situación es especialmente grave en el caso de Endesa, que ha perdido en este tiempo 786.535 contratos, un 7,5%, tanto en el mercado libre como en el regulado. Esta evolución ha hecho que, por primera vez, Iberdrola la haya superado en cuota de mercado en España, pues, aunque la cartera de clientes de esta última también se ha resentido, la caída ha sido menor, con un descenso de 168.514, lo que supone un 1,7% menos en tres años (ver gráfico).

Al tratarse de una pérdida neta (el trasvase de usuarios se sus comercializadoras reguladas a las del mercado libre, o viceversa, no ha compensado la sangría) los suministros perdidos han pasado directamente a engrosar las carteras de las comercializadoras independientes del mercado liberalizado, como Repsol, Cide, Fenie, Audax, Holaluz, Aldro y otras. La CNMC tenía registradas a fin de 2020 un total de 288 comercializadoras de electricidad.

De esta manera, Endesa e Iberdrola han bajado de la mítica barrera de los 10 millones de clientes cada una: la primera ha pasado de 10,523 millones en 2018 a 9,736 millones en estos momentos y la segunda, de 10,120 millones a 9,951 millones en el mismo plazo. La bajada se produce tanto en sus clientes del mercado libre (como en el regulado, aunque en este caso, muchos han podido pasar a la filial del mercado libre del mismo grupo.

Aunque la CNMC no proporciona datos recientes del mercado minorista de la electricidad, que pudieran mostrar el comportamiento de los consumidores en medio de la fuerte escalada de los precios del mercado mayorista, que supera muchos días los 200 euros MWh, que golpea directamente a los domésticos acogidos al precuo regulado (el llamado PVPC), Naturgy ha aumentado su cartera de clientes en el mercado libre un 4% entre agosto y finales de noviembre. La compañía ha lanzado dos tarifas, denominadas Compromiso, a 60 y 65 euros/MWh por dos años.

Pese a todo, Naturgy, la tercera del sector a una cierta distancia de las dos primeras, también ha sufrido una pérdida neta de clientes del 4% desde 2018, hasta casi 165.000 suministros. Además, la energética perdió, según la CNMC, entre 2018 y 2020 casi tres puntos de cuota del mercado libre: del 13,1% al 10,3%.

Las independientes, como Repsol u Holaluz, se benefician de la cartera que pierden las grandes

En el caso de Endesa, el trasvase a cierre del tercer trimestre “no ha sido significativo”, según un portavoz, quien añade que “habrá que esperar al acumulado a cierre de diciembre” para ver el efecto.

Según datos del último informe anual del comercio minorista de la CNMC, el de 2020, los cuatro grupos principales del sector (incluido EDP) suministraban el 78,6% del mercado libre, frente al 86,5% de tres años antes. Una cuota que han ganado las independientes, que han pasado del 13,5% al 21,4% (de 2,4 millones a 4 millones de clientes). Unos datos que han podido variar en un año tan relevante como este, el segundo de la pandemia y con registros de precios históricos en el pool desde el pasado agosto.

Aunque el mercado regulado del PVPC (que, por el contrario, disfrutó de precios mínimos en 2020 por el fuerte descenso de la demanda por los confinamientos) venía encogiéndose en favor del  libre gracias a las campañas de las eléctricas independientes, algunos datos recogidos por el órgano regulador apuntan a que en los últimos meses se ha podido producir un trasvase al regulado, ya que este es el que da derecho a los consumidores vulnerables a recibir el bono social, un recorte en la factura que el Gobierno ha incrementado hasta un 70% en ciertos casos.

Según el último informe de cambio de suministrador de la CNMC, en 2020, los movimientos predominantes han correspondido a los trasvases al mercado libre desde el regulado (un 15,6%). En el sentido contrario, fue del 13,6%.

Pese a las pérdidas de las grandes compañías, dada la magnitud del mercado eléctrico, con casi 30 millones de puntos de suministro, las compañías de la antigua Unesa seguían controlando a finales de 2020 el citado 78,6%: Iberdrola contaba con una cuota del 35%; Endesa, el 28,4%, Naturgy, el 10,3% y EDP España, el 5%. Esta compañía vendió su cartera de clientes, algo más de 900.000 en la luz, a la francesa TotalEnergy hace ahora un año.

 

Un mercado en el que es difícil competir

Libres. Las comercializadoras del mercado libre, tanto las de los grupos tradicionales como las independientes, están aprovechando la escalada de los precios del pool al que está referenciado el PVPC (10,9 millones de puntos de suministros o un 37% del total a finales de 2020) para intentar pescar en ese caladero. Sin embargo, tampoco las comercializadoras libres tienen demasiado margen para hacer ofertas, pues los precios también son altos para ellas.

Repsol. Tras las grandes compañías, que siguen dominando el mercado, pese a haber perdido más de un millón de clientes en tres años, figura Repsol. Su posición como primera independiente se la da la cartera de clientes que adquirió de Viesgo, la más pequeña de las eléctricas integradas. Según datos de la CNMC, la filial de electricidad y gas de Repsol, tenía a finales de 2020 con una cuota del 3,6% del mercado y casi 675.000 clientes.

Cuota. Entre el resto de independientes destacaban Cide, Feníe, Audax, Holaluz, Aldro, Flip, Som Energía, Factor Energía. No obstante, las independientes (más de 200) apenas superan una cuota conjunta el 21% del mercado.



Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *