Alves conduce el balón ante Luis Vázquez en la Maradona Cup.– (AFP)

El Barça siempre tuvo una relación difícil con Diego Armando Maradona. El club nunca pareció interesado en recuperar el trato desde que el jugador partió de madrugada al Nápoles después de dos tormentosas temporadas en el Camp Nou: 1982-1984. Tampoco el futbolista mostró voluntad alguna por volver sobre su pasado azulgrana y condición de ciudadano de Barcelona. El desencuentro se mantiene incluso después de la muerte hace un año de El Pelusa. La disputa de la Maradona Cup, organizada en Arabia Saudí para homenajear al 10, se convirtió también en un partido de engorro para el FC Barcelona.

Barcelona

1

Neto, Alves, Alex Balde, Clement Lenglet (Óscar Mingueza, min. 45), Eric Garcia (Mika Mármol, min. 60), Álvaro Sanz (Matheus Pereira, min. 59), Ricard Puig, Yusuf Demir (Ilias Akhomach, min. 45), Ferrán Jutglà, Coutinho (Guillem Jaime, min. 60) y Sergiño Dest (Arnau Comas, min. 60)

1

Boca Juniors

Agustín Rossi, Advíncula (Zambrano, min. 61), Carlos Izquierdoz, Frank Fabra, Marcos Rojo, Jorman Campuzano (Alan Varela, min. 61), Agustín Almendra (Diego González, min. 61), Sebastián Villa (Cristian Pavon, min. 61), Juan Ramírez (Aaron Molinas, min. 45), Luis Vázquez y Edwin Cardona (Exequiel Zeballos, min. 45)

Goles 1-0 min. 49: Ferrán Jutglà. 1-1 min. 76: Exequiel Zeballos.

Tarjetas amarillas Carlos Izquierdoz (min. 55) y Matheus Pereira (min. 68)

No le apetecía al entrenador, Xavi Hernández, ni al presidente, Joan Laporta, que ni siquiera viajó a Riad sino que prefirió acompañar a Pedri y Martens en una entrega de premios en Turín. Al igual que ya ocurrió en la despedida del argentino como futbolista, al club azulgrana le movió el dinero para participar en el amistoso disputado en el estadio Masoor Park contra el Boca Juniors. El Barça percibió entre dos y tres millones de euros por 1,5 del club argentino en el que también militó Maradona. La presencia de las hijas del jugador, Dalma y Giannina, acompañadas de su madre, Claudia Villafañe, ayudó al menos a evocar la figura de Diego.

El partido llegó a destiempo para el Barça. El equipo no encuentra el pulso de la competición después de quedar descolocado en la Liga y eliminado en la Champions. Ahora mismo necesita entrenamiento y concentración más que la disputa de amistosos difíciles de justificar no solo por el momento sino por el escenario, pocos tan discutibles como Arabia Saudí. La última asamblea aprobó que el Barça “velará” por la protección y promoción de los Derechos Humanos, así como por la igualdad y la dignidad, declaración que le obligaría a mediar o ignorar a Riad si se leen los informes de Amnistía Internacional.

No fue muy consecuente la institución azulgrana con su carta de naturaleza y los valores que promueve ni respetuosa con las necesidades del equipo de Xavi. Titulares como Ter Stegen, Piqué, Busquets, Dembélé, Frenkie de Jong, Araujo, Nico y Gavi, e incluso Luuk de Jong y Umtiti, ni siquiera se vistieron en una cita presidida por el retorno azulgrana de Daniel Alves. A sus 38 años, el brasileño ejerció prácticamente de entrenador en la cancha, se mostró muy activo, protagonista incluso del centro que provocó el gol de Jutglà después de unas manos no pitadas de Coutinho. El partido acabó 1-1 —marcó Zeballos por los argentinos— y el triunfo fue para Boca, ganador en los penaltis: 4-2, -fallaron los azulgrana Matheus y Guillem Jaime.

Alves, que vistió la camiseta con el 8 —en su última etapa barcelonista llevó el 6— después de cuatro meses sin jugar, no podrá debutar hasta el 2 de enero en Mallorca. Al equipo le aguardan antes dos partidos complicados contra el Elche el próximo sábado en el Camp Nou y el martes en el Sánchez Pizjuán de Sevilla. Ni Pedri ni Ansu Fati podrán reaparecer y las novedades respecto a Pamplona serán mínimas si se atiende a las conclusiones de la cita de Riad. El encuentro fue un estorbo por más que Xavi argumentara que le sirvió para gestionar minutos y cargas físicas de una plantilla que a su regreso a Barcelona despedirá a Agüero.

Alineaciones con DNI

La presencia de Alves, que disputó los 90 minutos, transformó su penalti y acabó por ser el capitán del equipo, ayudó en cualquier caso a fomentar la nostalgia azulgrana y los mejores tiempos del Barça de Guardiola. Nada que ver precisamente con los de Maradona.

Los goles y las jugadas preciosas que dejó El Pelusa para la memoria barcelonista no tapan las lesiones y dolencias que sufrió en el Camp Nou. Tampoco figura en el altar barcelonista Riquelme, directivo hoy de Boca y presente en Riad en un homenaje en el que se anunciaron las alineaciones con el número de pasaporte o DNI de los jugadores alineados por Xavi. Los telespectadores se sorprendieron más que los cerca de 20.000 aficionados presentes en el estadio de Riad. El marco y el tono del contencioso no cambiaron en cambio la tónica derrotista del Barcelona, que claudicó también en el amistoso de Maradona de Arabia Saudí.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *