Puerto de Barcelona, por donde pasan entre 3.000 y 4.000 camiones diarios para carga y descarga de contenedores.Rasmus Jurkatam ((Getty Images))

Una organización criminal que presuntamente introducía grandes cantidades de droga ocultas en bloques de hormigón a través del puerto de Barcelona ha caído este martes en una operación de varios cuerpos policiales realizada en distintos puntos a nivel nacional e internacional. La organización, afincada en España y Países Bajos, y vinculada al cártel mexicano de los Beltrán Leyva, ha sido intervenida en el país neerlandés, según un comunicado de la Policía Nacional, con una gran cantidad de cristal meth, un tipo de metanfetamina. La investigación se había prolongado durante más de tres años y ha concluido con la detención de 16 personas “a lo largo de todo el proceso”, según fuentes policiales. Esto además del desmantelamiento de la principal vía de introducción de drogas por esta organización en Europa, que era el puerto de Barcelona.

Los responsables controlaban “una novedosa forma para introducir la droga”, según la Policía Nacional, que consistía en crear habitáculos ocultos en bloques de hormigón destinados a la construcción, lo cual hacía “indetectable” el mecanismo para los controles portuarios. Además de los 2.549 kilogramos de metanfetamina, también han sido intervenidos 1.370 kilogramos de cocaína y 17.000 litros de productos químicos para la producción de estupefacientes. La operación, en la que han intervenido agentes de la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Europol, así como la Agencia Tributaria, se ha llevado a cabo tanto en la capital catalana como en Tarragona; la localidad toledana de Talavera de la Reina; Valencia; y también en Países Bajos y Turquía.

La investigación comenzó en el 2017. Los agentes empezaron a seguir a una empresa con sede en México ante la sospecha de que estuviera introduciendo “importantes cantidades de sustancia estupefaciente” en Europa a través de España. La empresa, también afincada en Barcelona, utilizaba el puerto de la capital catalana para sus actividades comerciales, según el comunicado: “Todo ello estaba coordinado por un ciudadano con nacionalidad española y mexicana afincado en España y que era, además, el principal responsable del cartel mexicano” en España.

La empresa, señala la Policía Nacional, “estaría a disposición” del cartel de los Beltrán Leyva; y aprovechaban la infraestructura de sus operaciones de comercio internacional “provenientes de Sudamérica y Centroamérica” para acaparar el mercado europeo de sustancias estupefacientes. En 2019 la policía de Países Bajos intervino en un almacén de Róterdam una gran cantidad de drogas y sustancias químicas para su producción. Estas provenían de una empresa con sede en España. Según el comunicado, la empresa transportaba la droga “por encargo” del cártel mexicano.

Hubieron diversas intervenciones locales en los últimos años, pero todavía quedaba por desmantelar “la parte alta” de la organización criminal. Desde Países Bajos seguían controlando sus inversiones, además de mantener el blanqueo de capitales provenientes del tráfico de drogas. Agentes españoles y holandeses se trasladaron a ambos países y se llegaron a practicar doce registros simultáneamente, en el que se detuvieron a ocho personas: una en España y siete en Países Bajos. Se incautaron tres inmuebles de lujo en este último país, además de intervenir ocho vehículos de alta gama y bloquear nueve cuentas bancarias. En este punto solo estaba pendiente determinar la estructura del blanqueo de capitales.

“Un complejo entramado empresarial”

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Los movimientos bancarios con origen o destino en México por elevadas cuantías estaba acreditado. También quedaba certificado que este dinero era recibido por integrantes del cártel de los Beltrán Leyva, según el comunicado. Se detectó entonces que los fondos se movían con la colaboración de empresarios españoles afincados en Talavera de la Reina y Valencia. Estos habían diseñado “un complejo entramado empresarial” para blanquear el dinero del tráfico de drogas.

Las empresas en España que recibían los bloques de hormigón también intentaban vender aquellos que no portaran sustancias estupefacientes a empresas de construcción. Los bloques de hormigón prefabricado no son un material muy utilizado para la edificación en España, por lo cual el mercado para este material “resultaba sumamente difícil”. Los empresarios también daban cobertura a la organización criminal al alquilar propiedades para almacenar los bloques que no contenían drogas en su interior. De esta manera se desvinculaba la estructura de blanqueo de capitales con la del tráfico de drogas en caso de que hubiera una intervención policial. Este fue el caso, por ejemplo, de Madrid y Toledo, donde se encontraron grandes cantidades de bloques de hormigón que la organización tenía almacenados. Se trataba de crear “canales seguros” de importación.

Sin embargo, el blanqueo de capitales se pudo detectar al seguir las grandes cantidades de dinero que, desde Emiratos Árabes Unidos y Hong Kong, se transferían a México a través de las cuentas bancarias de las empresas españolas, según la Policía Nacional. Los fondos, “que con toda probabilidad eran producto del tráfico de estupefacientes”, no pudieron acreditar su origen mercantil al entrar al sistema financiero español.

La investigación ha concluido con la intervención de documentos incriminatorios, diversos efectos electrónicos y cuatro armas de fuego largo; además de con la detención en Países Bajos de dos investigados de la cúpula de la organización criminal, según fuentes de la Policía Nacional.

Detienen en otra operación en Barcelona a un traficante buscado por varios países

El ruido de un helicóptero ha despertado a muchos en Barcelona durante la madrugada de este martes. La Guardia Civil confirmó a este diario que este formaba parte de un dispositivo en curso contra el tráfico de drogas. El operativo se ha saldado con 16 detenciones, entre ellas la de uno de los traficantes más activo en España, y que era buscado por varios países, además de la Europol, la gendarmería francesa y la DEA (la administración de control de drogas de Estados Unidos). 

El individuo, que residia en Barcelona, era investigado por introducir en Europa y a través de África grandes cantidades de cocaína procedente de Colombia, según Efe; que también recoge que este supuesto traficante comenzó su actividad delictiva con el tráfico de hachís y contaba con logística y contactos que le permitían adquirir cocaína en Colombia, llevarla hasta el golfo de Guinea e introducirla en Europa, para lo cual utilizaba la infraestructura de clanes de la droga en el Estrecho, como las narcolanchas. 

Hasta el momento, la Guardia Civil ha detenido a 16 personas en Barcelona, en el marco de un dispositivo dirigido por un juzgado de Cádiz. Se han realizado al menos 17 entradas y registros simultáneos en la zona de la avenida del Paralelo, así como en Cedanyola del Vallès (Barcelona), en Cádiz y en Galicia. Además de los 15 detenidos en Barcelona, también ha habido uno en Vigo (Galicia).

En el operativo ha participado la Unidad Central Operativa, que forma parte de la policía judicial de la Guardia Civil. 



Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *