Conforme iban falleciendo limpiaron los cuerpos, desde los pies a la cabeza, personas de su mismo sexo. Los amortajaron con sus mejores ropas. Luego los enterraron sin ostentación o ajuar alguno, siguiendo el ritual musulmán y colocando los cuerpos en posición de cúbito lateral derecho mirando hacia el sur. Cada uno en una fosa excavada en la arena de la playa, a unos dos metros de profundidad, cerca del mar y de una de las vías de entrada de la ciudad. Tras depositar los cuerpos los cubrieron con tierra. Y así permanecieron hasta que se localizaron en 1991 los esqueletos de 18 personas: 15 varones y tres mujeres, casi todos adultos, excepto un niño de menos de dos años y otro de entre 15 y 18. Fue durante la excavación preventiva realizada en la plaza Comercial, junto al edificio del Born de Barcelona, con motivo de la construcción de un aparcamiento que arrasaría toda la zona.

Los restos presentaban características parecidas. Pero el llamado “Individuo 15″, del cual solo se localizó la parte inferior del cuerpo (de rodillas para abajo) llamó la atención de los arqueólogos (tras comprobar que había sido mutilado sin contemplaciones en época contemporánea al construir un colector) porque fue enterrado con unas sujeciones de hierro en sus tobillos, que, hoy sabemos, llevó gran parte de su vida, limitándole la movilidad y visualizando su falta de libertad hasta su muerte.

Restos del esqueleto número 15 procedente de la plaça Comercial de Barcelona, tal y como se localizaron en 1991.Centro de Documentación-ICUB

Los grilletes lo convierten en un esclavo que cuando se excavó se pensó que vivió en la Barcelona del siglo VIII sometida a la dominación musulmana. El hallazgo, en la celeridad que vivía la Barcelona preolímpica, acabó sepultado en un almacén, junto a los restos de los otros 17 desenterrados.

Pero ahora, 30 años después, tras localizar tres nuevos enterramientos islámicos en zonas próximas: un niño en el interior del Born (2001); un adulto en la calle Fusina (2013) y otro, en la calle Antic de Sant Joan (2018), se han recuperado y han sido objeto de un estudio interdisciplinario dentro del proyecto ArqueoBorn nacido en 2015 con el objetivo de poner en valor los restos arqueológicos del antiguo mercado, más allá de la foto fija que dan los de la ciudad arrasada en 1714.

Detalles de los grilletes metálicos tras eliminar parte de la corrosión.
Detalles de los grilletes metálicos tras eliminar parte de la corrosión.Lídia Font. Archivo Muhba

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Han colaborado antropólogos, genetistas, arqueólogos e historiadores sometiendo a los huesos a radiografías y tomografías, a su estudio forense con el fin de conocer sus condiciones de vida y las circunstancias de la muerte de este desgraciado hombre y de sus compañeros de cementerio. La primera sorpresa la ha dado el carbono 14 que ha determinado que todos vivieron entre finales del siglo XI y la primera mitad del siglo XII, en plena alta edad media, mucho después de lo que se pensaba y, por lo tanto, el hallazgo del esclavo es excepcional, porque otros individuos enterrados con grilletes localizados en España fueron en necrópolis romanas o tardoantiguas, pero no medievales.

Los especialistas que han estudiado los restos han participado en una mesa redonda celebrada este martes en el Born CCM. La arqueóloga y antropóloga Núria Armentero contó como a partir de la existencia del Individuo 15 se ha podido determinar cómo en casi todos los demás restos esqueléticos se ha localizado un pequeño engrosamiento a la altura de los tobillos fruto de un proceso infeccioso o traumatismo asociado quizá con la presencia de grilletes durante tiempo y, por lo tanto, eran cautivos también. Además, un pequeño ensanchamiento en los húmeros de muchos de ellos mostraba que fueron personas que realizaron grandes trabajos físicos. En al menos tres individuos ha comprobado que sufrieron fracturas óseas que acabaron soldándose. La genetista Cristina Santos explicó que todos los individuos pertenecían a linajes diferentes; sin parentesco y que la mayoría provenían de Europa (como el famoso número 15) y solo cinco del norte de África, indicio de que en ese momento vivía un gran número de musulmanes en Barcelona.

Imagen mostrada durante la mesa redonda de este martes con grilletes similares a los que levaba el 'Individuo 15' del Born.
Imagen mostrada durante la mesa redonda de este martes con grilletes similares a los que levaba el ‘Individuo 15’ del Born.J. Á. M.

Mientras que los trabajos de restauración llevados a cabo por Lidia Font, además de devolver el aspecto que tuvieron los restos durante los 900 años que estuvieron enterrados, han podido determinar cómo era los grilletes antes de corroerse por la humedad: tenían forma de herradura de unos 7 y 10 centímetros de diámetro y una sección de un centímetro de grosor, con un orificio de forma cuadrangular en uno de los extremos, donde se fijaría una tercera pieza que los uniría impidiendo la plena movilidad a quien los llevara.

El tema de la esclavitud en Barcelona es una asignatura pendiente en esta ciudad que no acaba de enfrentarse a este polémico asunto que tanta riqueza le ha dado a lo largo de la historia. Lo que está claro es que la Barcelona medieval fue una ciudad comercial rica, con un gran puerto donde entraban todo tipo de mercancías y con una sociedad diversa en economía, etnias y religiones en la que el tráfico de esclavos era legal y estaba regulado. Una sociedad en la que, después de que en el 840 en el imperio de Carlomagno se prohibiera la compraventa de esclavos cristianos, vio como crecieron los esclavos musulmanes, que quedaron fuera de la prohibición, tras ser capturados por piratas o caer en manos de cristianos en constantes guerras con los musulmanes.

Situación de la necrópolis islámica (en naranja) junto al Born (rectángulo en rojo), donde se localizaron los 18 individuos en 1991.
Situación de la necrópolis islámica (en naranja) junto al Born (rectángulo en rojo), donde se localizaron los 18 individuos en 1991.Carta Arqueológica de Barcelona.

La historiadora Dolors Bramon, destacó que tras el avance de los cristianos en ciudades como en Barcelona se pactó con la población musulmana que vivía, a la que “tan solo se las mandó fora vila, naciendo los primeros arrabales”. Apuntó que en la Barcelona de 1425 había entre 4.000 y 5.000 esclavos, el 15% de la población y habló de la tolerancia de una sociedad medieval en Barcelona en la que, a pesar de que un individuo fuera esclavo, se respetaban sus creencias y se le enterraba según su religión en un lugar digno, en una necrópolis, como el ya famoso Individuo 15 que ella sugirió pudo ser un elemento peligroso y por eso mantuvo sus grilletes hasta el final. No lo dijo, pero pudo ser también una persona ajusticiada, pero la horrible mutación del cuerpo que sufrió no hace mucho impide poder determinarlo.



Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *