Monitorea tus síntomas. Puedes usar un oxímetro de pulso para hacerle seguimiento a tus niveles de oxígeno en la sangre. La mayoría de las personas sanas obtendrán una lectura de oxígeno de alrededor del 95 al 99 por ciento. Debes consultar a tu médico si la lectura baja rápidamente o si el nivel baja al 93 por ciento o menos. Los dispositivos pueden ser menos precisos para las personas morenas o negras, así que debes prestarle atención a las mediciones. Si la lectura cae cuatro puntos, vale la pena consultar a un doctor. También debes buscar atención médica si empeoras, si tienes problemas para respirar o presentas algún síntoma preocupante. Puedes obtener más información en este reportaje.

Pregúntale a tu médico si eres elegible para los anticuerpos monoclonales, un tratamiento que puede ayudar a que tu organismo combata la COVID-19 y reduce el riesgo de complicaciones graves, especialmente para las personas de los grupos de alto riesgo. Para que la terapia con anticuerpos monoclonales sea más eficaz, debe administrarse poco después del diagnóstico, aunque aún no te sientas mal. Si no tienes un médico de cabecera, puedes comunicarte con la clínica de enfermedades infecciosas del hospital más cercano y preguntar sobre ese tratamiento, dijo Celine Gounder, epidemióloga en la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York.

Existe cierta preocupación por la posibilidad de que los anticuerpos monoclonales no funcionen tan eficazmente contra la variante ómicron, pero todavía se están realizando investigaciones para determinar eso, dijo Jennifer Lighter, epidemióloga y especialista en enfermedades infecciosas pediátricas en NYU Langone.

En las próximas semanas, es probable que los tratamientos con medicamentos en el hogar de Pfizer y Merck se conviertan en otra opción para las personas que contraen COVID-19. Cuando sean autorizadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, los médicos recetarán las píldoras y podrás recogerlas en una farmacia local. Para saber más sobre estos tratamientos puedes leer este trabajo.

Los CDC recomiendan un periodo de aislamiento de 10 días para las personas que dan positivo en la prueba, independientemente de su estado de vacunación. Para calcular el periodo de 10 días, los CDC aconsejan que consideres la primera jornada de síntomas como el día cero. Es decir, se trata del primer día completo después de que desarrolles los síntomas. Si eres asintomático, los CDC recomiendan que comiences a contar el día cero desde que recibiste la prueba positiva.

Aunque las escuelas y los empleadores generalmente quieren que estés aislado durante 10 días antes de regresar, algunas personas vacunadas pueden moverse libremente por sus hogares si no viven con personas de alto riesgo. Si estás completamente vacunado y no tienes síntomas, puedes hacerte la prueba a partir del quinto día de la enfermedad, dijo Jha, y dejar el aislamiento si tienes dos pruebas de antígeno negativas con unos pocos días de diferencia.

Después de 10 días de confinamiento, es una buena idea realizar una prueba rápida de antígenos para confirmar que no eres contagioso. En ese escenario, Jha recomienda una prueba de antígenos en vez de una prueba de PCR, porque esta última puede permanecer positiva durante días o incluso meses después de que te hayas recuperado y ya no contagies la enfermedad.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *