Hace apenas un mes que la nueva variante ómicron del SARS-CoV-2 fue detectada en Sudáfrica, pero su nivel de propagación ya comienza a quedar patente.

En Estados Unidos ómicron se encuentra detrás del 73 por ciento de los casos, de acuerdo con los últimos datos reportados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés). Las cifras muestran un incremento de casi seis veces en la proporción de infecciones por ómicron en solo una semana.

Es cuestión de tiempo antes de que ómicron sea dominante

Según los registros, la variante delta que desde junio era la causante del mayor número de contagios en EE.UU. representó el 26.6 por ciento de los casos de COVID-19 en la semana del 12 al 18 de diciembre. Ómicron también está detrás de aproximadamente el 90 por ciento de las nuevas infecciones en el área de Nueva York, en el sureste y centro-norte del país y en la costa noroccidental.

Los funcionarios de salud creen que es cuestión de tiempo antes de que ómicron se convierta en la variante dominante, pues es la de mayor velocidad de transmisión que ha habido hasta ahora. Un grupo de investigadores de la Universidad de Hong Kong publicó un estudio que muestra que ómicron se contagia y multiplica 70 veces más rápido en los bronquios que la variante delta y que el virus original del SARS-CoV-2.

Además de su capacidad de propagación, también preocupa que según los estudios algunas vacunas como la de Pfizer protegen de manera parcial contra esta variante. Otros estudios señalan que la vacuna rusa Sputnik V podría ser una muy buena solución contra la variante ómicron del coronavirus, pero de momento la información no es del todo concluyente.

Recomendaciones del editor










Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *