En los años que preceden a la menopausia, dijo Vieira-Potter, los niveles de hormonas como el estrógeno cambian. Y las investigaciones sugieren que estos cambios pueden provocar modificaciones en la forma del cuerpo, junto con sofocos, cambios de humor, periodos irregulares, problemas para dormir, etc. Esta transición perimenopáusica, que suele comenzar entre los 45 y los 55 años y dura unos siete años, termina oficialmente un año después de la última regla. En ese momento, se dice que la mujer está en la menopausia.

Antes de la transición menopáusica, las mujeres tienden a almacenar más grasa corporal en los muslos y las caderas, lo que da lugar a un cuerpo con “forma de pera”, explicó Vieira-Potter, mientras que los hombres tienden a almacenar más grasa en la zona abdominal, lo que les da más “forma de manzana”.

Sin embargo, en torno a la menopausia se produce un cambio sorprendente en la zona del cuerpo en la que las mujeres almacenan la grasa, señaló Gail Greendale, profesora de medicina de la Escuela de Medicina David Geffen de la Universidad de California en Los Ángeles. En un estudio de 2021, por ejemplo, Greendale y sus colegas siguieron la evolución de los cuerpos de 380 mujeres de mediana edad de Boston y Los Ángeles durante 12 años, incluyendo el tiempo anterior, durante y posterior a su transición a la menopausia. Aunque los resultados variaron en función de la raza y la etnia, el resultado general fue que, en torno a la menopausia, las mujeres empezaron a almacenar grasa de forma más parecida a los hombres, es decir, menos alrededor de los muslos y las caderas y más alrededor de la sección media.

Por ejemplo, entre las mujeres blancas y negras del estudio, no hubo ningún cambio neto en la grasa de las caderas y los muslos a lo largo de los 12 años, pero la grasa de la sección media aumentó, de media, un 24 y un 17 por ciento, respectivamente. El aumento de la grasa de la sección media fue más rápido durante los años anteriores y el año posterior a la última menstruación.

En otras palabras, dijo Vieira-Potter, las mujeres “empiezan a adoptar esa forma de manzana en lugar de la de pera”.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *