Comúnmente, los caballos de guerra de la Edad Media son representados como bestias poderosas y de gran tamaño. Sin embargo, recientemente se ha descubierto que estos animales eran tan pequeños como los ponis de la actualidad.

Según la investigación llevada a cabo por la Universidad de Exeter, estos caballos alcanzaban una altura de 1.44 metros. Los científicos descubrieron que estos animales también fueron criados por resultar útiles y exitosos en torneos y campañas de incursiones a larga distancia.

El estudio fue publicado en el International Journal of Osteoarchaeology y se basó en el mayor conjunto de datos de huesos de caballos ingleses que datan de entre el 300 y el 1650 d.C., encontrado en 171 sitios arqueológicos separados.

Universidad de Exeter

“Ni el tamaño, ni la robustez de los huesos de las extremidades por sí solos, son suficientes para identificar con seguridad a los caballos de guerra en el registro arqueológico”, explica Helene Benkert, de la Universidad de Exeter.

“Los registros históricos no dan los criterios específicos que definieron a un caballo de guerra; es mucho más probable que a lo largo del periodo medieval, en diferentes momentos, fueran deseables diferentes conformaciones de caballos en respuesta a las tácticas cambiantes del campo de batalla y las preferencias culturales”.

Los investigadores también creen que, en la Edad Media, los caballos de guerra eran considerados grandes debido al periodo de tiempo en el que se hallaban, lo que marca una diferencia importante con los ejemplares que conocemos actualmente.

“Los destreros (un tipo de caballo de guerra) medievales altos pueden haber sido relativamente grandes para el periodo de tiempo, pero claramente todavía eran mucho más pequeños de lo que podríamos esperar para funciones equivalentes en la actualidad”, explica el profesor Alan Outram.

Recomendaciones del editor










Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *