La melatonina puede hacer que te sientas un poco más somnoliento cuando la tomas, pero tiene un mayor impacto en la regulación del tiempo de tu ciclo general de sueño-vigilia y ayuda a ajustar el reloj circadiano, el cronómetro interno de aproximadamente 24 horas que le dice a tu cuerpo qué hora del día es y lo sincroniza con el mundo exterior.

“El impacto que tiene en el sueño depende del momento del día en que se tome”, afirma Martin, que también es portavoz de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño. “Si usted toma un somnífero a mitad del día, se sentirá somnoliento. Si usted toma melatonina a mitad del día, en realidad no tiene ese efecto”.

Los fármacos hipnóticos como el Ambien o el Benadryl generalmente hacen que la gente se sienta somnolienta de inmediato, y el efecto de sedación de esos medicamentos “supera con creces el que se obtiene de la melatonina”, dijo Alon Y. Avidan, profesor de neurología y director del Centro de Trastornos del Sueño de la UCLA.

En un análisis publicado en 2013 en PLOS One, que combinó los resultados de 19 estudios con 1683 hombres y mujeres, las personas que tomaron suplementos de melatonina se durmieron siete minutos más rápido y aumentaron el tiempo total de sueño en ocho minutos. Puede que no parezca mucho, pero hubo mucha variación individual, y los investigadores descubrieron que la melatonina también mejoraba la calidad general del sueño, incluida la capacidad de las personas para despertarse sintiéndose renovadas.

Pero no hay garantía de que la melatonina funcionará contigo.

Sabra Abbott, profesora adjunta de neurología en medicina del sueño en la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, dijo que la queja más común que escucha de los pacientes es “probé la melatonina y no funcionó”. Muchos también se sienten con resaca o aturdidos a la mañana siguiente.

Martin indicó que en muchos estudios, la melatonina no funciona mejor que un placebo, pero añadió: “Una advertencia que siempre me gusta mencionar, sin embargo, es que los placebos funcionan bastante bien para el insomnio”.

Producimos melatonina de forma natural en nuestro cerebro, pero solo en cantidades de picogramos, o una billonésima parte de un gramo, algo que Rosen describió como “un tufillo que sale al atardecer”. Los suplementos de melatonina de venta libre vienen en dosis mucho más altas de miligramos, o una milésima de gramo. Es una gran diferencia, a pesar de que la cantidad que al final llega al cerebro se aproxima más a los niveles naturales.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *